Uso Racional De Antibióticos

Uso racional de los antibióticos

Los antibióticos sólo curan infecciones producidas por bacterias, y la gran mayoría de las infecciones que cualquiera de nosotros sufre, están producidas por virus frente a los que los antibióticos no sirven de nada. Los ejemplos más típicos son la gripe o el catarro común.
Todos creemos tener la certeza de ser capaces de curar una infección sin molestar a nadie, porque conocemos el nombre de algunos medicamentos que ya hemos utilizado previamente. La tentación es grande, esos medicamentos se encuentran en nuestro propio botiquín de casa, y con toda seguridad en cualquier farmacia, a menudo basta con comprarlo, a un precio asequible. La facilidad es de tal grado que es difícil abstenerse. Pero hay que meditar y tener presente la siguiente afirmación: cada vez que se toman antibióticos sin necesidad, se está poniendo un granito de arena en el desarrollo de resistencias que tarde o temprano pueden terminar produciendo en usted, una infección que ponga en grave riesgo su vida o la de cualquier persona.
Por ello merece la pena seguir de forma fiel los siguientes consejos:

  • Si presenta una enfermedad que le sugiera una infección, no lo dude, consulte a su médico, sólo él está capacitado para decidir si esta infección se cura o no con antibióticos.
  • Acepte de buen grado la opinión de su médico, él conoce y valora su situación clínica y la del entorno, por ello dispone de una información que Usted desconoce y que probablemente Usted no entendería. Habitualmente, al médico sólo le interesa su salud.
  • No guarde la medicación sobrante, el hecho de que fuese recetada por el médico para tratar una infección parecida a la que usted presenta ahora, no significa que en su enfermedad actual vaya a ser eficaz.
  • No recomiende ni acepte que ninguna persona que no sea médico le prescriba un tratamiento con antibióticos. Estos fármacos mal utilizados, son a corto, medio o largo plazo, herramientas muy peligrosas.
  • Cumpla el tratamiento de forma exquisita. La prescripción que le ha realizado el médico no es caprichosa, contiene los elementos adecuados para curarle, evitar recaídas y reducir en lo posible, el desarrollo de resistencias.

 

 

~ por barillasalicia en septiembre 5, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: