NORMAS PARA LA CALIDAD DE LOS SERVICIOS FARMACÉUTICOS

 

Las normas son un aspecto importante en la forma de    medición de la calidad de los servicios a los  consumidores.

 Todos los farmacéuticos en ejercicio, están obligados a     asegurar la calidad  apropiada del servicio  que prestan a cada paciente. La buena práctica de farmacia  es un instrumento para clarificar y cumplir con esa obligación.

 La misión de la práctica farmacéutica es suministrar medicamentos y otros  productos y servicios para el cuidado de la salud,  ayudar a la gente y a la  sociedad  a emplearlos de la mejor manera posible.

 Un servicio farmacéutico amplio comprende las actividades para asegurar una buena salud y evitar enfermedades en la población. Cuando se tratan enfermedades, es necesario asegurarse de la calidad en el proceso del uso de los medicamentos a fin de lograr el mayor provecho terapéutico y evitar efectos secundarios desfavorables. Esto presupone la aceptación por parte de los farmacéuticos, de una responsabilidad compartida con otros profesionales y con los pacientes por el resultado de la terapia.

En los últimos años, el término ‘asistencia farmacéutica’ se ha consolidado como una filosofía Práctica que cuenta con el paciente y la comunidad como los primeros beneficiarios de las actividades del farmacéutico. Este concepto es particularmente relevante para ciertos grupos especiales como los adultos, las madres y los hijos y los pacientes con enfermedades crónicas, así como también para la comunidad en su totalidad en términos de, por ejemplo, control de costos.

LOS REQUISITOS DE LA BUENA PRÁCTICA DE FARMACIA

 

· La buena práctica de farmacia exige que la primera preocupación de un farmacéutico sea el bienestar de los pacientes en todas las circunstancias.

· La buena práctica de farmacia exige que la esencia de la actividad farmacéutica sea el suministro de medicamentos y otros productos para el cuidado de la salud de calidad garantizada, la información y asesoramiento adecuado a los pacientes, y la observación de  los efectos de su uso.

· La buena  práctica de farmacia exige que una parte integral de la contribución del  farmacéutico sea la promoción de una forma de prescribir racional y económica, y el uso adecuado de los medicamentos.

· La buena práctica de farmacia exige que el objetivo de cada elemento del servicio  farmacéutico sea relevante para el paciente, esté claramente definido y sea eficazmente comunicado a todos los relacionados en el asunto.

 

~ por emiliamorales en septiembre 16, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: